Educación posracionalista de pedagogía interactiva | | eohqfb@yahoo.com.mx



Escribir

Eduardo Ochoa Hernández
CIE/SINED. Morelia, Michoacán.México.
Marzo 10, 2013LagartijaLetras

Producir una idea escrita

 

A los que producen una idea escrita, se les considera seres con talento o simplemente genios[1] .

Genios. Adjetivo que da referencia a logros que en primer lugar son originales y en segundo lugar, son excepcionales. Los individuos pueden en función de sus investigaciones apreciar con sus propios ojos, hablar con su propia voz y sentir con su propio corazón. Por ejemplo, la grandeza de hacer una idea escrita, radica en distinguir entre ir a estudiar a la universidad arquitectura, y que la propia sociedad nos reconozca como arquitectos por nuestra obra; es decir, no por tener estudios que me certifiquen como escritor de algún ámbito del saber, mi obra tendrá lectores libres que me reconozcan como escritor.

 

La prioridad, el lector

 

La audiencia, es el objeto en abstracto y no el sujeto de la comunicación[2] .

 

Las personas tienen la capacidad de modificar el significado de los mensajes que reciben en función de su cultura, añaden códigos de analogía apoyados en sus referentes de realidad; escribir ideas, es un laboratorio de procesos de representación con una complejidad importante para producir sentido en el lector. La mente del lector actúa en el flujo de información de un texto, de manera activa, generando inferencias que se derivan de su experiencia previa.

 

Escribir es pensar

 

La realidad percibida es organizada, dotada de sentido y mediante la inteligencia se construye frase tras frase, un discurso que comunica nuestra experiencia en el mundo[3] .

 

El contacto con la realidad produce desequilibrios, conflictos y vértigos, organizarla en una serie de frases que articuladas sean un discurso original, no es una tarea fácil. En principio nos exige que estemos dispuestos a ser honrados con la propiedad intelectual de nuestros interlocutores, enseguida requerimos competencias para argumentar con diferentes fines, tales como explicar, demostrar, seducir, describir,… Partamos de ideas espontáneas, de preferencia anotaciones que surgen en procesos de lectura y análisis sobre fuentes de información.

 

El vértigo a escribir

 

El formato del pensamiento es diverso, sin embargo, hay en cada obra escrita una original manera de organizar las frases para plantear una idea. Tal vez lo oscuro de muchos de estos vértigos, sean consecuencia de un déficit de imaginar al escribir.

 

Es la metáfora, la que desafía lo frustrante del espacio tiempo  en el que reflexionamos cuando escribimos, aunque se convierta más tarde, en una sólida proposición científica. La fuerza del pensamiento es la misma que se nos presenta en los albores del significado, observancia emocional y racional selectiva sobre la realidad, es una erupción de talento, como ser cazador de mariposas en un bosque de gigantes de la imaginación humana: es decir, cazadores en la literatura y creativos de sombras sobre una hoja en blanco.

 

Cuando nace una idea

 

“Se ilumina, se hace audible. El argumento, aun analítico, tiene su redoble de tambor. Se hace oda […] es un intento de escuchar más atentamente”[4]

 

En la aspiración de escribir algo parecido a lo que imaginamos, formamos criterios para ser capaces de hacer nacer la primera frase, distinguible como creencia científica. Será verificada  por las fuentes que le dan sustento, evaluada por el marco teórico que la explica y por la tradición racional que la valida.  Detrás de nuestra idea está la realidad, siempre aproximada por las matemáticas del universo.

 

¿Cómo se ensamblan las piezas de las ideas?

 

Los conceptos en un contexto teórico preciso, se escriben como proposiciones, es decir, premisas que esperan de nuestras inferencias, coherencia en su entretejido, apoyado por operadores discursivos que culminan con el estatus de alcanzar a ser una conclusión.[5]     

 

Nuestras ideas aparecerán en un principio como conceptos austeros (en palabras de Pereda). Por humildes que estas sean son en mucho un modelo algorítmico de razonamiento, donde hay argumentación hay racionalidad.

 

Psicología del acto de escribir

 

No somos conscientes de mucho de lo que ocurre, la consciencia es en cierto modo un epifenómeno. A pesar de no saber qué es lo que ocurre exactamente, registramos una especie de secuencia de orden de lo que imaginamos, al escribirlo, podremos hacer que nuestra cognición pueda ver más profundamente en la realidad.[6]

 

He pensado mucho en que la matemática es una inspiración, tal como la música o la poesía, uno puede soñar cosas, uno puede tener toda clase de ideas locas que parezcan no significar nada, pero en realidad, una idea puede arraigar con esfuerzo y esmero un sentido original, es aquí donde la consciencia es crucial para el escritor, puesto que es la comprensión el otro lado de todo esto. Escribir es hacer consciencia, acto necesario para producir el argumento.

 

Cuando soy escritor inútil

 

No hay nada más frustrante cada día, que enfrentarse a un estudiante que espera un mensaje escrito en su propia época. Error el pretender hacer contenido escrito, sin hacer de esto consciencia. 

 

Momento en donde se me derrumba mi voluntad frente a una página en blanco, una afirmación muy fuerte, un comienzo con la palabra no nacida, no audible, sin edad, extraviada; es cuando estoy sin habla, cuando apenas soy algo, imagen difusa en un espejo. En la punta de los dedos el teclado de una máquina tonta que me vendieron por alta tecnología, capaz de muchas cosas, menos de crear e imaginar, recibe esta máquina mis pulsos de vida, sílabas, palabras, frases,… flujo de comprensión, río de palabras, es hablar y romper el silencio más profundo, vértigo del deseo, ideas despiertas donde todo queda abrazado en letras.

 

Cuando me rindo al intentar escribir

 

Es como estar embriagado de sí mismo, sentimiento profundo de irracional desprecio por la computadora, espacio inhabitado por las palabras y tentado por el cobarde acto de cortar y pegar.

 

Para comunicar el más fascinante viaje dentro del conocimiento, no basta con llenar formularios, embuchar palabra tras palabra bajo un título, etiqueta o campo de texto; hay que tener algo más que valor, se suele llamar inspiración, voluntad de ser, o talento. Escribir o no escribir, no es que falte imaginación, pero cuando estoy frente al teclado algo no sale bien, no logro darle  una completa expresión a mis ideas. 

 

Imágenes de grises literaturas

 

El texto digital, fusión de lenguaje natural y artificial, cuando a falta de literato, solo es, sótano de un intento de escribir.

 

Cuando estudié a distancia, a través de esas mal llamadas Plataformas de Educación a Distancia; se me viene a la memoria, -sentí el frio de su discurso acuchillado, fragmentado, sin color y desprovisto de orden de vida-; su narrativa tan escasa, hace que su diálogo sea la evidencia de la peor de las distancias, la ausencia inmaterial de un profesor.

 

En la educación el texto debe ser sublime

 

El texto sublime es todo aquello que nos emociona por su magnitud, energía, belleza, armonía, gracia, talento, orden y mesura[7] .

 

Se acostumbra amordazar los vocablos y las cláusulas demasiado potentes como vehículos de comunicación, se argumenta dificultad para los lectores, reducción del diálogo para un discurso concreto desde el punto de vista de la información; neciamente se desvalora el rol de la literatura para formar hombres íntegros; en lugar de ella se opta por textos de “información concreta”, bajo la tesis: calidad de un contenido instruccional sin ningún estilo literario. Si el hombre es la media de su educación, este hombre formado así, será lo más parecido a una cosa de cabeza agachada.

 

Literatura

 

Es acción, escribir literatura, es más que un cálculo, es un estilo de ver la vida desde las letras, desmesura provocada por el diálogo con el ser del conocimiento, es decir, la cultura. Es un discurso de reflexión profunda, de interacción con la más fina imaginación creativa.

 

La tradición crítica literaria no tiene por que ser payadora de cualquier aula típica. El genuino escritor de contenidos educativos debe ser un literato.

 

Textículos

 

“Escrito absolutamente todo acerca de nada”[8] . Se refiere a un microrrelato, un texto corto que informa apoyado en una estructura de instrucción, hechos y una simple técnica de presentar información cruda. Se les suele conocer como blogs o pseudoliteratura.

 

Nada habría de malo en ellos, si son parte de algunos blogs que son breves análisis intelectuales sobre algún tema. Pero al tratarse de la educación, estos textos predecibles de prácticas de recorte y pegar, afecta el manejo de la complejidad de la realidad, si bien es verdad que muchas cosas valen como literatura, no todo vale éticamente como vehículo de educación progresista.

 

Los caminos torcidos del escriba

 

Hoy en el mundo, la competitividad se mide con la innovación. El camino más torcido dentro de la educación, es el efecto de la productividad, tan mal entendida que consideran la producción de contendidos como un asunto de formularios que automatizan bajo un concepto industrial de producción una serie de textículos, donde a mayor número de estos, se suele considerar un logro exitoso.

 

La prisa que muchos manifiestan al pretender la computadora más rápida; ver el mayor número de información curricular; el más alto número de productos; la evaluación popular más alta; son síntomas de una sociedad vacía, simuladora y ante la falta de mesura para el talento, pretende con fuerza bruta de datos de instrumentos fetiches, justificar su falta de talento.

 

El significado de escribir

 

Sabiduría

 

Por azar llegamos a la existencia

y luego seremos como si nunca hubiéramos sido.

Porque humo es el aliento de nuestra nariz

y el pensamiento, una chispa del latido de nuestro corazón;

al apagarse, el cuerpo se volverá ceniza

y el espíritu se desvanecerá como aire inconsistente.

Caerá con el tiempo nuestro nombre en el olvido,

nadie se acordará de nuestras obras.  (Sabiduría de Salomón 2:1-9)[9]

 

En este sentido escribir es un acto sabio de la aniquilación, cada acto real de escribir vive con intensidad hasta el punto final en el que es publicado. Escribir debería ser algo que disfrutemos, dado que es nuestra única herencia.

 

[1] Bloom, Harold (2002) Genios. Barcelona: ANAGRAMA

[2] Castells, Manuel (2012) Comunicación y poder. México: Siglo XXI

[3] Delval, Juan (1991) Crecer y pensar. México: Paidós

[4] Steiner, George (2012) La poesía del pensamiento. Madrid: Siruela

[5] Pereda, Carlos (1994) Razón e incertidumbre. México: Siglo XXI

[6] Blackmore, Susan (2010) Conversaciones sobre la conciencia. Barcelona: Paidós

[7] Mayoralas García, José (2007) Mesura y desmesura de la literatura. Badajoz: Becedario

 

 

 

  • El escritor y la grieta.

    El sueño de la razón


    no dezcanza ni en nombre
    de la paz.

  • Libros



    Programa SINED, CONALEPMICH,
    UMSNH-CIE/QFB.

    Profesores escritores
    2008-2015.
  • Escritura creativa



    Discurso, razones, narrativa, argumento, párrafo, parágrafo, proposiciones, metáforas, textualidad,...
    (Tutor escritor)


Concepto »

Web literaria.

Sombras de letras

 

 

Espacio digital de la cultura y las artes.

Arquitectura, pintura y caricatura

 

Servicios »

Aula digital.

El aula digital, no es un concepto de moda, sino parte del lenguaje generacional para el siglo XXI. Es un concepto dual, dado que adquiere significados a nivel físico y virtual.

Video IP red UMSNH

Transparentar el espacio universitario. En este navegador no tendra problemas con el codec, FireFox

 


Literato »

Prólogo CIE.

Escribir para Usted, nos es una mezcla compleja de sentimientos, combatimos el texto utilitario y promovemos el literario, encontramos en el primero, la ausencia de palabras en el silencio absoluto de la simulación, incapaz de actuar en la educación superior.

 

Filosofía CIE.

Los contenidos tienen como criterio favorecer la palabra escrita, la formalidad del lenguaje matemático y la experiencia estética-histórica como vehículo emocional del aprendizaje. Nuestra filosofía es el posracionalismo.

Memoría.

1996-2015

Arte, caricatura y arquitectura

Aula digital Q.F.B./UMSNH»

Horario CIE.

Tzintzuntzán No. 173 Col. Matamoros C.P. 58240, Edificio E planta alta
Morelia, Michoacán. México. MX eohqfb@yahoo.com.mx; eohqfb@gmail.com

 

Tel./fax: 3-14-28-09
Copyright © 2000-2015
Coordinación de Innovación Educativa (CIE/QFB)

Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

 


Repositorios


Chorros del varal

 

Repositorio M

United Visual Artists (UVA)

Varvara

Web Speech Api (usar Google crome para dictado de texto)


 

 

Rating for cie.umich.mx