CIE EXORDIO CERO MAYA LIBRO LIBRE HUATAPERA PROFESOR ESCRITOR
                          












 



 


     

 

 

 

 

 










.

Reporte de lectura escritos

La reseña

 

Es el documento breve resultado de la lectura crítica de uno o más textos, en los que se cuestiona su contenido en base a sus premisas, datos, marcos teóricos y se define la posición de uno mismo, frente a su cuerpo argumentativo (respecto a problemas y soluciones). Tiene como propósito, invitar a leer, persuadiendo al lector a adentrarse en la obra en su conjunto. Se reporta además, la vivencia del lector, experiencia literaria observada y el por qué se recomendaría su lectura. Una textualidad típica es: introducción panorámica, problema, argumentos esenciales, opinión de su valor (comentario crítico) y el quién es el que escribe la obra. Su extensión es relativa, si se trata para la contra portada de un libro es una cuartilla, en uno o tres parágrafos; si es para el caso de una tarea académica escolar, su extensión varia de dos a cuatro cuartillas, a espacio 1.5 interlineado, márgenes derechos e izquierdo 3cm; márgenes superior e inferior 2.5cm, tipo de letra Courier New tamaño 12. La primera hoja, contendrá en la parte superior nombre completo, fecha, correo electrónico y los datos del documento sometido a lectura crítica.

 

·         Introducción panorámica

Es un punto de vista de quien narra su experiencia de lectura de un texto, que interpreta apoyándose en frases o parágrafos que justifiquen su opinión, para dar contexto a la reseña.

·         Problema y argumentos esenciales

El problema central que expone el texto y los argumentos para abordar su solución.

·         Opinión de su valor (comentario crítico)

Argumento persuasivo que invita a leer la obra, posibles beneficios y especulación de su trascendencia.

 La reseña  contesta sobre lo contenido en el texto:

  1. ¿Sobre qué habla la obra?

  2. ¿Cómo se justifica el decir de la obra?

  3. ¿Cómo se presenta al lector  la obra?

  4. ¿Por qué hay que leerla?

 

Ejemplo 1: Reseña sobre el texto de John Dewey titulado “cómo pensamos”. Barcelona: Paidós (2007)

 

En nuestro actual sistema educativo, los planes de estudio padecen un cúmulo de asignaturas que, a su vez, contienen sus propios materiales y teorías. Nuestros maestros piensan que todo eso hace su tarea cada vez más pesada, pues tienen que tratar con los alumnos de manera individual y no ya en su conjunto. Para no desembocar en la pura dispersión es necesario encontrar algún signo de unidad, algún principio de simplificación.

 

Este libro expone la convicción de que el imprescindible factor estabilizador y centralizador se halla en la adopción de la actitud mental y del hábito de pensamiento que denominamos científicos. Podría pensarse que en la enseñanza dirigida a niños y adolescentes esta actitud mental está fuera de lugar. Pero este libro también representa la convicción de que eso no es cierto, de que la actitud innata y pura del niño –caracterizada por una vivísima curiosidad, una fértil imaginación y un sincero amor a la investigación experimental- se aproxima mucho, muchísimo a la actitud del espíritu científico.

 

Estas páginas tienen como principal objetivo captar ese parentesco, e invitan a considerar seriamente que su reconocimiento en el campo de la práctica educativa contribuirá a la satisfacción de los maestros y a una enorme reducción del gasto social.

 

 Ejemplo 2: Reseña sobre el texto de María Teresa Serafín titulado “Cómo se escribe”. Barcelona: Paidós (2007)

 

La escritura puede proporcionar un enorme placer y ofrecer una plataforma para concentrarse, reflexionar y hablar con uno mismo.

 

Este manual de escritura presenta las técnicas básicas para componer un buen texto: generar, reunir y organizar las ideas; construir un esquema; desarrollar los distintos párrafos; utilizar la puntación, los vocablos y el estilo apropiados; revisar lo escrito, y presentarlo en una forma definida y eficaz.

Con ejercicios de autocorrección, esta obra se dirige a estudiantes de todos los niveles, a profesores y a todas las personas que deseen mejorar  su estilo literario.

 

María Teresa Serafini es doctora  en Psicolingüística y ha llevado a cabo investigaciones sobre didáctica de la escritura y el uso de ordenadores en la escuela, siendo igualmente autora de Cómo redactar un tema y Cómo se estudia, también publicados por Paidós. 

 

Ejemplo 3: Reseña sobre el texto de Roger Verneaux titulado “Epistemología general”. Barcelona: Herder (2005)

 

El planteamiento del problema del conocimiento, que por ser específicamente filosófico es tan viejo como la misma filosofía, no ha variado a lo largo de los siglos. Sin embargo, la aparición y el desarrollo de los sistemas científicos modernos –particularmente la física- han impuesto la obligación de reelaborar el concepto mismo de experiencia y, con ello, han tocado en su raíz al mismo conocimiento. Lo que Kant entiende por experiencia no es lo mismo que entendía Aristóteles; el neopositivismo moderno aún ha restringido más este concepto.

 

La obra se abre con un resumen histórico en que se recuerdan las diversas tendencias opinantes sobre el tema para someter luego a revisión, en la primera parte, el escepticismo, el empirismo, el racionalismo y el idealismo. En la segunda parte, que el autor llama descriptiva, se nos da cuenta del sentido de las nociones del conocimiento, verdad, certeza, evidencia, error, etc., diferenciándolas bien de las de homónima terminología, pero de distinto sentido, usadas sobre todo por el idealismo kantiano. Finalmente, en la tercera, trata ya en concreto de los casos en que el espíritu se pone en contacto con lo que trasciende y se encuentra fuera de él. El análisis de la sensación, de la reflexión, de la abstracción, de la afirmación y de la inducción verifica esa realidad concreta.   

 

Resumen

 

Es la fraseología de la estructura textual de un documento, que recoge los significados, desafíos, problemas, hipótesis, métodos, resultados y conclusiones o en su caso discusión.  Exige la máxima precisión sumaria del uso semántico de la terminología especializada, corresponde en su textualidad a una versión  previa abreviada del texto que antecede y presenta como una versión analítica de sus sustantivos, sin incluir crítica al texto fuente, por ejemplo, para un artículo científico, el parágrafo llamado resumen se estructura con: Planteamiento del problema, hipótesis, métodos y resultados, conclusión y/o discusión. Su extensión es relativa, entre 150 a 250 palabras en un solo párrafo, a espacio 1.0 interlineado, márgenes derechos e izquierdo 3cm; márgenes superior e inferior 2.5cm, tipo de letra Courier New tamaño 12. Para el resumen de un texto como forma de tarea escolar, contendrá en la parte superior nombre completo, fecha, correo electrónico y los datos del documento sometido a lectura crítica. En algunas ocasiones se acompaña de las palabras clave que definen el entorno terminológico que precisa al ámbito del problema y solución que abordan el texto. Las opiniones del lector no entran en esta categoría de texto breve, sin embargo, para fines de aprendizaje académico aporta mucho en el uso especializado del lenguaje disciplinar y la complejidad del empleo de operadores lógicos en el argumento (llamados también partículas discursivas o marcadores).  Al ser una versión abreviada de un texto, permite desarrollar la habilidad de identificar los tópicos que dan forma a la textualidad de la propuesta del documento, así como, organizar a través de este instrumento la selección de documentos en una tarea de documentación de un tópico de estudio.

 

Ejemplo 4: Jorge Martínez Contreras “Estudios pioneros en torno al origen del lenguaje natural”. Arbor Vol 187, No 747 (2011) doi:10.3989/arbor.2011.747n1001

 

Resumen

 

Tratar de hablar con los simios y preguntarles cosas sobre su vida natural es un viejo deseo. De la Mettrie propone, en el s. XVIII, que se les enseñe el lenguaje de los sordos en vista de que no pueden hablar. Resaltamos aquí algunos estudios pioneros en relación con las dos estrategias llevadas a cabo para tratar de hablar con los simios: el uso del lenguaje americano de sordos (ASL) y el de los lexigramas y computadoras. Además del viejo interés interrogativo humano hacia ellos, la perspectiva evolucionista ha visto en estos estudios un medio de investigar cómo surgió el lenguaje natural (LN) en homínidos. Si queda claro que los simios no poseen totalmente el LN, el giro lingüistico en primatología ha cedido, como en filosofía, el paso a estudios cognitivos más complejos, de campo y de laboratorio, de orientación menos antropomórfica.

 

Palabras clave

Lenguaje natural; lenguaje en simios; lexigramas; Washoe; Premack; Rumbaugh

Ejemplo 5: David N. Boone, Ying Qi, Zhaoliang Li, and  Stephen R. Hann. Egr1 mediates p53-independent c-Myc–induced apoptosis via a noncanonical ARF-dependent transcriptional mechanism. PNAS January 11, 2011 vol. 108 no. 2 632-637.

 

Abstract

 

c-Myc is frequently deregulated in human cancers. Although deregulated c-Myc leads to tumor growth, it also triggers apoptosis in partnership with tumor suppressors such as ARF and p53. Apoptosis induced by c-Myc is a critical fail-safe mechanism for the cell to protect against unrestrained proliferation. Despite the plethora of information on c-Myc, the molecular mechanism of how c-Myc induces both transformation and apoptosis is unclear. Oncogenic c-Myc can indirectly induce the expression of the tumor suppressor ARF, which leads to apoptosis through the stabilization of p53, but both c-Myc and ARF have apoptotic activities that are independent of p53. In cells without p53, ARF directly binds to c-Myc protein and inhibits c-Myc–induced hyperproliferation and transformation with a concomitant inhibition of canonical c-Myc target gene induction. However, ARF is an essential cofactor for p53-independent c-Myc–induced apoptosis. Here we show that ARF is necessary for c-Myc to drive transcription of a unique noncanonical target gene, Egr1. In contrast, c-Myc induces another family member, Egr2, through a canonical mechanism that is inhibited by ARF. We further demonstrate that Egr1 is essential for p53-independent c-Myc–induced apoptosis, but not ARF-independent c-Myc–induced apoptosis. Therefore, ARF binding switches the inherent activity of c-Myc from a proliferative to apoptotic protein without p53 through a unique noncanonical transcriptional mechanism. These findings also provide evidence that cofactors can differentially regulate specific transcriptional programs of c-Myc leading to different biological outcomes.

 

Keyword: oncogene, cell death

 

Síntesis

Es la elaboración de un nuevo texto a partir de la deconstrucción de un texto fuente, identificando la estructura argumentativa que da sustento a su decir y las estructuras superiores que dan forma a su textualidad. Deriva en una versión más corta en extensión, entre un 1% a 10%, en uno o más parágrafos donde se exponen las partes que dan forma a la idea global del texto.  Es menos riguroso que un resumen, es más flexible en extensión y textualidad; sin embargo, permite con analogías o frases propias sintetizar grandes argumentos, estructuras de evidencias y fundamentos. Una síntesis debe permitir deducir la idea global del texto, es decir, explicar al texto en sus fundamentales. Esto nos exigirá de una serie de conceptos de la teoría de la elaboración de argumentos, de la información y la compresión de expresiones disciplinares. Hay que observar en principio que una deconstrucción es necesaria, hasta el punto de no cancelar la idea global, es discutir las relaciones texto y contexto, reduciendo su estructura mediante nuevas frases.   

 

Estructuras a observar en la elaboración de un informe de lectura

No pretendemos partir de la teoría de la construcción de la oración. Un punto de partida que consideramos idóneo es el que refiere al funcional llamado frase, y en particular al concepto de proposición, este tipo de frase es la que permite la ventaja de eliminar la vaguedad y darle más viabilidad a una semántica lógica evaluable desde el contexto que habla el texto. La relación entre las frases debe ser de una coherencia que permita tener una consonancia del argumento individual al argumento global. Para escribir secuencias de frases hay que aclarar antes que nada que las propias frases pueden poseer  una distinta forma de validar su objetividad, su vaguedad y contexto. Las estructuras textuales que nos interesan de principio dejan fuera a los cuadros, dibujos, tablas, cajas de texto, figuras, …,  entre éstas destacan introducción, planteamiento del problema, hipótesis, justificación, discusión entre las principales. La manera en que decidimos abordar la composición de un texto  la llamaremos adoptar un estilo, sobre que funcionales textuales especifican al texto. Expóngamelo así para precisar; estilo de una determinada frase de un escritor, es el que posee respecto de sus demás frases, o la totalidad de sus parágrafos, es una manera de argumentar, explicar, demostrar, narrar, justificar, etc., donde a veces el estilo de los textos escritos y en especial el cuento, la novela, el poema, ensayo entre otros, resulta que nace y muere con la obra, mientras otros son un tanto estáticos en su superestructura, tales como artículo de investigación, informe, tesis, revisión, patente, entre los principales.

 

En cuanto a variaciones de estilo, una frase puede ser equivalente en semántica, sin embargo, podría matizarse para lograr un estilo prudente, decoroso y preciso. Tenemos presente que la intención del escritor es libre, pero acotada al tipo de lector hipotético que contemple. Cuando dos secuencias de oraciones son diferentes en sus palabras y sintaxis, pero casi dicen lo mismo (mismo significado), nos referimos a una variante de estilo. Cuando el funcional significativo es distinto y tiene una relación  sistémica con un argumento, decimos que se trata de un diferente decir dentro de un contexto comunicativo y no un cambio de estilo. El estilo que resulta de la elección de determinadas palabras, debemos considerarlo para el tono del discurso.

 

Pero el discurso o estructura del texto, es un proceso general que da coherencia al secuenciado de frases, por ejemplo, para dejar clara la temática correcta, la selección y el orden de premisas que exponen los fundamentos, así como las estrategias argumentativas globales del texto que lo hacen conocible y abordable para su reflexión. Cuando nos referimos a claridad y transparencia  de un texto, obedecemos a criterios de estructura argumentativa; por otro lado, cuando nos referimos a estilo estamos en el terreno de la estética científica y el ritmo poético. La textualidad es el resultado de estilo y argumentación, pero también del protocolo de comunicación elegido para escribir, como los ya mencionados: artículo, ensayo, informe, revisión, libro, poema, entre otros.

 

En un análisis de texto, el problema es identificar las estructuras retóricas especiales que definen la textualidad del texto, las premisas y proposiciones vitales para mantener el rumbo del cuerpo argumentativo. Estas estructuras textuales por ejemplo, para el artículo de investigación científica son: título, autoría, resumen, palabras clave, introducción, métodos y materiales, resultados y discusión. Las premisas son de naturaleza teórica o empírica. Las proposiciones fundamentales que guían el flujo del cuerpo argumentativo las hay las llamadas hipótesis, declaración de problema, de origen axiomático y conceptual de definición.

 

En síntesis la estructura a observar en un texto, es tanto en el orden terminológico especializado de las palabras que lo componen y de  densidad en el número de partículas discursivas que componen la coherencia de la textualidad. Sin que por ello, el estilo quede fuera como vehículo de comunicación persuasivo.

 

En la composición de un texto, debemos cuidar la repetición de las mismas oraciones (o casi las mismas que refieren a un mismo acto de habla); las aseveraciones que no son fieles al documento en que se apoya para citar tal o cual acto de habla; omisiones de actos de habla indispensables para un perfil de lector; rupturas de habla entre parágrafos y frases; empleo incorrecto de conceptos en contextos especializados.   

 

Para dar sentido a un texto en el orden  de su superestructura, es necesario verlo como una narración, no como un señalamiento tan común en diapositivas de exposición, un texto coherente en todas sus partes es en absoluto una narración. Partes con independencia funcional pero con dependencia argumentativa. Una narrativa depende de formar un contenido, es una superestructura  de diferentes formas de texto, cuyo objeto y tópicos temáticos llamaremos contenido. La superestructura de un texto sólo está presente en documentos, dado que sólo en estos el protocolo formal de comunicación está altamente estructurado: libro, tesis, artículo, patente, ...

 

A nivel de  microestructura de un texto, vive el argumento, formado en el paradigma básico problemática, hipótesis  y conclusión. O si se prefiere, podemos verla como un parágrafo de tesis formado de más de una premisa  que por lo menos tiene una conclusión. Cuando argumentamos podemos seguir un camino típico, a) el de justificar, enmarcar, hacer escenarios, definir puntos de partida, hechos, buscar la legitimidad y el refuerzo de fundamentos. O por el camino b) el de intentar aterrizar en una conclusión que comprometa nuestro decir. En el tratado científico un planteamiento del problema, su justificación, su abordaje hipotético y su conclusión son indispensables para tener muy presentes si en verdad pretendemos hacer estructuras argumentadas en este importante ámbito de la literatura. Mientras en el ámbito de una comunicación institucional aparecen los textos llamados informes de trabajo, acusación, demostración de hechos, orden de pago, acta de declaración, petición, noticias, comentario, discurso político, conferencia, artículo de divulgación, manual, bitácora, glosario, instructivos entre los más importantes. Tanto en el tratado científico como en los textos institucionales requerimos de argumentar, para explicar, seducir, demostrar, persuadir y cultivar una sociedad de conocimiento.   

 

No menos importante resulta identificar la institución y el autor hablante del texto, fecha  y lugar de publicación. Dado que la valides y experiencia a favor del hablante que escribe, es relevante, el documento debemos evaluar sus identificadores ya mencionados. No menos importante resulta observar la presentación del texto entre estas características, por ejemplo: portada exterior, tipografía, índice, prólogo, instrucción, reseña, epílogo, epígrafe, dedicatoria, fuentes   tienen repercusiones importantes para las condiciones iniciales  de un potencial lector, la seriedad, la estética y la claridad son importantes atributos estructurales de todo texto que pretende volar muy lejos.

Introducción y conclusión

 

Estos son los apartados de un texto que generalmente están presentes en muchos tipos de protocolos documentales, como antesala y como desenlace  de la tarea de pensar al escribir. La introducción  es una serie de parágrafos que dan los primeros pasos al habla del problema, plantean la tesis central del cuerpo argumentativo, la escuela del pensamiento sobre la que se desarrollan los argumentos, las tecnologías involucradas y los grados de acceso a la realidad. De manera distinta al apartado de introducción,  la conclusión es el último comunicado, a menudo es más que una síntesis de resultados, es más bien un parágrafo en donde el escriba se implica seriamente con una posición original. La conclusión y la introducción  son apartados del texto que no siguen una narrativa secuencial estricta respecto del resto del escrito.

 

INTRODUCCIÓN. Parágrafos que deben ser atractivos y eficaces para transmitir el mensaje global del texto. En ésta, se recrea la textualidad del documento; pero a una manera de síntesis del problema, tesis, y apartados que lo integran. Las frases características con las que se abre esta sección del documento pueden ser enfocadas al objeto de estudio central del texto o a la descripción de cómo se aborda el problema, en la tabla 1, podemos darnos cuenta de ello.

 

 

Tabla 1. Oraciones típicas de apertura de introducción

 

Frases de apertura de una introducción

Libro

Las emociones conforman el paisaje de nuestra vida mental y social.

En: Nussbaum, Martha C (2008) Paisajes del pensamiento. Barcelona: Paidós

Nadie puede decidir a otra persona cómo debe pensar, del mismo modo que nadie debe instruirlo en cómo ha de respirar o hacer que circule su sangre.

En: Dewey, John (2007) Cómo pensamos. Barcelona: Paidós

En este volumen se presentan y discuten algunas de las más importantes concepciones que se han desarrollado recientemente acerca de la noción de racionalidad.

En: León olivé (2010) Racionalidad. México: Siglo veintiuno

En este libro se reúne una treintena de fragmentos de las obras más destacadas en la historia de las matemáticas, algunas traducciones al castellano aquí por primera vez.

En: Hawking, Stephen (2010) Dios creó los números. Barcelona: Crítica

El argumento fundamental de este libro es que la educación se debe llevar a cabo en forma de diálogo sobre cuestiones que tengan interés para los participantes.

En: Well, Gordon (2001) Indagación dialógica. Barcelona: Paidós

Este libro ofrece una nueva interpretación de la historia de las civilizaciones, examinando la evolución empática de la humanidad, la influencia de esta evolución en nuestro desarrollo como especie y la forma en que puede dictar nuestro destino.

En: Rifkin, Jeremy (2010) La civilización empática. Barcelona: Paidós

Con la aparición, en los últimos cuarenta años, de los campos de estudio culturales y del estudio social de la ciencia, nos hemos percatado de las maneras en que la tecnología se encuentra intrincada en una extensa gama de ámbitos discursivos y prácticas profesionales … la superposición de la tecnología altera los campos en sí y afecta a nuestros intentos de cartografiarlos así como nuestras actividades en los mismos.

En: Aronowitz, Stanley, et al. (1998) Tecnociencia y cibercultura. Barcelona: Paidós

Este libro presenta un acercamiento idiosincrásico a la neurocomputación, espero que se ubique en una especie de zona neutral interdisciplinaria equidistante de las neurociencias, las ciencias cognitivas y la ingeniería.

En: Anderson, A. James (2007) Redes neuronales. México: Alfaomega

 

Las introducciones pueden partir de una síntesis de la tesis expuesta en el documento; al incluir anécdotas de un fenómeno o hechos; al plantear un problema o al introducir con una analogía respecto de otra u otras obras similares. Pero la finalidad de todos estos modelos de introducción es captar la atención y el interés inicial de un lector hipotético. 

 

CONCLUSIÓN. Es la sección del documento en el que el escritor se compromete sin vaguedad sobre su decir, advierte posibles nuevos caminos que han debelado otras preguntas de investigación y da razón de la hipótesis que guió el trabajo descrito en el cuerpo del texto presentado. La conclusión puede ser una crítica en forma de síntesis del estado del estudio en cuestión; también puede ser una narración que resume y afirma la profundidad de la propuesta; puede ser una vía para citar a grandes exponentes del tema central y contrastarlos con los conceptos, teorías, tecnologías, definiciones a las que deriva el cuerpo de argumentos que anteceden a esta sección del texto. Las palabras que abren una conclusión interrogan a partir de los valores expuestos en el cuerpo argumentativo del texto, representan elementos virtuales de la mente hechos discurso, donde se prescribe contenido analizando y discutido a la luz teórica y empírica de las fuentes de sustento y justificación.

 

Tabla 2. Oraciones típicas de una conclusión

 

Frases de apertura de una conclusión            

Libro

No hay oposición entre tradición y pensamiento crítico, no hay actitud crítica que pueda formarse fuera de una cierta tradición, que no suponga e implique ciertas posiciones críticas. Todo esto nos enseña finalmente que la “tradición” no es una, única y homogénea, esto es, que hay muchas tradiciones. Lo que es tanto como decir que hay en nuestro lenguaje actual – y en el mundo cultural en que vivimos- una diversidad de funciones y tareas, puntos de vista heterogéneos, perspectivas irreductibles, frente a esto otra “solución”, otra “regla”, que reconocerlo como tal y tratar de pensar, hablar y actuar así y desde ahí. Esto es, hemos de aprender a convivir en la diversidad y en la diferencia, en la complejidad y profundidad en que caracterizan ineludiblemente a toda realidad social-humana en su ser presente, en su ser temporal.

En: Ramírez, Mario Teodoro (2003) De la razón a la praxis. México: Siglo veintiuno

En fin, como intentamos verlo a lo largo de este trabajo, hoy pueden reconocerse dos tendencias divergentes en la filosofía. Por un lado, los filósofos del giro lingüístico consideran que la “era metafísica” ha llegado a su fin, y le dan este título a toda filosofía que no se proponga como una crítica (lógica, desconstructiva o hermenéutica)  de los lenguajes sociales. Por el otro, sin embargo, están quienes no se identifican con esta propuesta y que constituyen un grupo heterogéneo y difícil de identificar. Un denominador común, sin embargo, pareciera emparentarlos: por ellos se trata de seguir haciendo lo que la filosofía hizo desde siempre, se le llame metafísica o no, y donde la sistematicidad resulta insoslayable, a riesgo de caer en la vaguedad de las opiniones o los simples pareceres. Su problema, en efecto, consiste en desembarazarse de ciertos obstáculos, de ciertas figuras heredadas, de ciertas opiniones establecidas, para continuar haciendo eso que la filosofía, aparentemente, nunca dejó de hacer: crear conceptos, formular problemas o construir sistemas.

En: Scavino, Dardo (1999) La filosofía actual pensar sin certezas. Barcelona: Paidós

 

 Para más sobre los reportes de lectura: URL: http://dieumsnh.qfb.umich.mx/Los%20profesores%20y%20las%20palabras.pdf

 

Hit Counter